La intención inicial de la arquitectura

En la arquitectura, como en las artes y en todas las prácticas humanas, hay resultados diferentes según la intención inicial del autor; incluso dos obras formalmente iguales, pero con intenciones iniciales diferentes, son en sí mismas diferentes.

La intención inicial del arquitecto puede ser la de asombrar al espectador (y esto no es nada nuevo, sino que es, desde la antigüedad hasta los arquistar modernos, la tentación oculta de todos los diseñadores; es como el placer personal de ser no original, sino exótico). Pero, la intención puede ser «dar un mensaje», es decir, cargar un edificio de significados o simbolismos, como una verdadera obra de arte (y ésta es la arquitectura que se enseña en las universidades, abstracta y erudita; una arquitectura que tiene su propósito en insertarse en un discurso histórico/cultural).

Otras intenciones iniciales son poner la propia firma en algo, crear la máquina funcional perfecta, idear la mejor estructura, etc.

La cuestión es que un diseñador arquitectónico se identifica a menudo con la figura común del artista, de tener que expresar su ego a toda costa; pero, como dice A. Rimbaud, «yo es otro». No estamos hablando de estilo, porque cada uno tiene su propia manera de hacer las cosas y es correcto hacerlo; en cambio, estamos hablando de la intención inicial de servir y crear un lugar para los hombres (y no para los hombres idealizados, sino para los hombres reales).

En el vasto mar de etiquetas y definiciones tomadas a priori, también se puede encontrar este último tipo de diseñador: es, para la mentalidad dominante, el «arquitecto sostenible», comprometido con el medio ambiente y con una determinada idea de lo social. Es el que, por decirlo claramente, inserta pistas ciclables, huertos urbanos, espacios de co-working en todo, más por la moda del momento que por una necesidad real.

Se cree, por tanto, que quienes tienen la intención inicial de crear lugares para las personas son activistas, tecnólogos, ecologistas y nada más.

En realidad el tipo de arquitecto que inició la arquitectura moderna es Le Corbusier, es Gropius, es Wright, es Aalto; es el que quiere crear algo nuevo para la humanidad, no por instinto (es decir, siguiendo una moda), sino trabajando sin prejuicios. No fueron activistas, sino que se dedicaron a un propósito hasta el punto en el que reconocemos la belleza de sus obras, no por un efecto calculado, sino por nuestra propia correspondencia de intenciones. De hecho, «reconocemos nuestra sangre en todo. Es la única manera de percibir los fenómenos», como dijo Erick Mendelsohn.

El gusto por la belleza no se detiene en la superficie, en la forma visual, sino que busca su correspondencia en muchas otras cosas: en la historia del edificio, en su respuesta a los límites a los que está sometido, en la intención inicial de quienes lo quisieron y realizaron, en el razonamiento que despierta en el espectador. Hay que huir de la inmediatez, hay que buscar la complejidad.